martes, 13 de octubre de 2015

El jinete


Es el jinete. Creía que soló era un cuento para asustar a los niños. Estoy a unos 50 metros. Tengo miedo pero curiosidad. Quiero acercarme para ver mejor, pero la sorpresa y el temor son más fuertes que me dejan plantando en el piso.


Es imponente, majestuoso, sobrecogedor.

El caballo cabrea un poco, siente algo. ¿Sera que me siente a mi?

Logro mover mis pies un poco, acércarme lentamente. ¡Qué locura! Nunca me había pasado algo asi, mi corazón late fuertemente.

Me sintió, lo se, miro hacia donde estaba.

Salgo corriendo, siento las pisadas y la respiración del caballo. Corro lo más rápido que puedo por el bosque, las ramas golpean mi cara y mis brazos.

Se acerca rápidamente.

Escucho un ruido metálico, siento un frío en el cuello.

La cabeza rodó por el pasto y las hojas. El cuerpo le siguió.

Texto e imagen: Melanie Köhle