martes, 13 de octubre de 2015

Dresden - Segundo relato


Salí cuando me encontraron un grupo de personas llenas de polvo, a las que casi no reconocí. Encontrar una persona viva, luego me di cuenta, era de una extraña alegría; pero esos en los pocos momentos que llenaban levemente de vitalidad necesaria para continuar con las labores.
En cuanto pisé fuera, después de la segunda tanda de bombas, era como despertar de un sueño profundo donde uno tarda un poco en enfocar donde se encuentra. Para mí no era mi ciudad, no la reconocía en sus fachadas, hasta me costó ubicar cual era la calle.
Poco después me uní a los demás, primero en las búsquedas (ya que de enfermería no tenía conocimientos) luego pasé a las tareas de higiene… había que comenzar rápidamente a recolectar cuerpos o la situación podía volverse aún peor. En filas los cadáveres completos y en pilas los incompletos e irreconocibles.

Texto e imagen: Melanie Köhle

VER MUESTRA DE ARTE COMPLETA AQUI