viernes, 5 de febrero de 2016

Oficialmente en Islandia se adora de nuevo a Odín, Thor y otros antiguos dioses nórdicos

Fuente: PIJAMASURF



MÁS DE 2,500 PERSONAS EN ISLANDIA HAN VUELTO AL CULTO DE LOS ANTIGUOS DIOSES NÓRDICOS, Y EN POCO TIEMPO EDIFICARÁN UN TEMPLO PARA HONRARLOS.

Muchos de nosotros estamos familiarizados con el panteón nórdico. Por diversas fuentes que van desde la cultura pop hasta la ópera, conocemos los nombres y aun detalles particulares de Thor, Odín, Loki y otras deidades, criaturas y territorios de dicha mitología. Sin embargo, en todo momento lo consideramos eso, una serie de personajes ficticios que surgieron en cierta cultura y que, como en otros casos, pasaron a formar parte de cierto imaginario colectivo, a pesar de que alguna vez formaron parte de una religión reconocida e incluso mayoritaria.
¿Alguien podría, ahora, rendir culto a esas divinidades? Por extraño que parezca, la respuesta es afirmativa. Desde hace un tiempo, la asociación Asatruarfelagid, con sede en Islandia, promueve la adoración religiosa de las divinidades nórdicas. Ese es el caso de un grupo de personas en Islandia que, desde hace poco tiempo, han revivido la adoración religiosa de esas divinidades por medio de la asociación Asatruarfelagid, la cual no sólo cuenta ya con numerosos adeptos (cerca de 2 mil 500), sino que también recientemente consiguió fondos económicos y permisos gubernamentales para construir un templo en honor a los aesir, algo que no sucedía desde hace cerca de mil años, cuando la población islandesa fue evangelizada.
Cuando dicho recinto se edifique en Reikiavik, la capital del país, servirá como lugar de celebración de los rituales religiosos usuales: matrimonios, funerales, bautizos, etc. Al respecto Hilmar Orn Hilmarsson, sumo sacerdote de Asatruarfelagid, declaró: “Pienso que nadie cree en un hombre tuerto que monta un caballo de 2.5m. Consideramos esas historias como metáforas poéticas y manifestaciones de las fuerzas de la naturaleza y la psicología humana”. Lo cual, en cierto modo, es la definición esencial de casi cualquier religión. 
Acuarela: Melanie Köhle