sábado, 6 de febrero de 2016

"La historia la escriben los que ganan"



"Como evidencia más impresionante son los documentos que registran la masacre de Katyn. En abril de 1940, el ejército rojo asesino a miles de oficiales polacos capturados durante el ataque soviético a Polonia en 1939. Por supeusto esta masacre se llevo a cabo en secreto, ocultandola tanto a la población local como a otras unidades del ejértico y del propio NKVD. Pero cada ejecución se registró de forma rutinaria y se emvió toda la información a Moscú.
Sin embargo, tras la invasión alemana de Rusia los militares polacos supervivientes en prisiones rusas se conviertieron en aliados de sus carceleros. FUeron liberados para que colaboraran en la organización de un ejército polaco destinado a luchar contra los alemanes. El general polaco Anders se reunió en Berlí con Stalin, ignorando que había pasado con los oficiales desaparecidos. Andersle pidió a Stalin directamente que los liberara y este disimuló la verdad y respondió con evasivas. Pero el general polaco siguió presionando y envió a uno de sus oficiales de confianza para que los buscara por toda la URSS. No logró resultado concretos, más allá de vagos e iquietantes rumores. EN un comienzo, los polacos pensaban que unos 3.000 oficiales habían sido masacrados, pero, finalmente, elevaron mucho más las etimaciones, tal vez hasta cerca e 15.000.
Cuando los alemanes invadieron la región de Katyn y descubrieron algunos de las fosas comunes relacionadas con la masacre, llevarona cabo a una investigación ue demostró que los soviéticos estaban detrás de la misma. Pero en cuanto al gobierno polaco en el exilio pidió desde Londres a la Cruz Roja Internacional que investigara el asunto, los soviéticos rompieron relaciones diplomaticas con este. Cuando el Ejército Rojo retomó Katyn, los sovierticos llevaron a cabo su propia investigación, que concluyço que ellos eran inocentes y que los culpables habían sido los alemanes. Pero las pruebas de los alemanas contra los soviéticos resultaban tan aplastantes, que tanto Churchill como Roosevelt decidieron silenciar el asunto. Churchill le comentó a Roosvelt que la masacre había sido cometida por los rusos y le aconsejó que mantuviera el tema en secreto. El embajador Earle, amigo personal de Roosevelt, le mostró pruebas de que lo soviéticos habían sido los culpables, pero, atendiendo al conejo de Churchill, el rpesidente le prohibió que las hiciera públicas: -No olvidemos que en Katynse masacró a miles de polacos, que eran aliados e Occidente, y que tanto Gran Bretaña como Francia declararon la guerra a Hitler supeustamente para efender a Polonia-.
En los juicios de crímenes de guerra de Nüremberg de 1945-1946, los soviéticos presentaron una denuncia por ete asunto contra los alemanes basada en titubeantes testigo, que no paraban de contradecirse y en unas torpes manipulaciones de pruebas, lo que reusltaba tan absurdo que los estaounienses los británicos lograron convencerlos para que retiraran el caso. Durante medio siglo, todos los rusos, desde el primero hasta el último de la fila han metido, engañado, disimulado, acusado hipócritamente a otros, ofendido a aliados y provocando nuevas enemistades, asesinando aquienes contaban la verdad y perdideindo toda credibilidad mientras todo el resto del mundo tenía claras sospechas de quiénes habían llevado a cabo el documento del NKVD que ordenaba aplicación de la pena capital a los prisioneros de Katyn, reposaba en una estantería de los archivos de Moscú, junto a cartas y memorandos ordenando igualmente la subsiguiente ocultación del asunto".
Fotos: Campo aliado
FUENTE:"CRIMEN Y PERDÓN", James Bacque.