miércoles, 3 de agosto de 2016

POR SU PROPIA SEGURIDAD: MUNICH


"Pero este no es el mayor problema. Europa ha sido y está siendo inundada de
extranjeros racialmente diferentes. No discuto que habrá gente honrada y
que busca mejorar de forma sincera, pero no son la mayoría. La mayoría
son hombres entre 20 y 35 años, edad militar y que han entrado sin
control (así lo ordenó A. Merkel), y no mujeres o niños que se supone
que se han quedado en esos países en guerra para... ¿combatir?"